Imagen de la campaña 'I like Ike'

Política abreviada


TONI AYALA (textos)

El ABC de la política actual se resume en los 120 caracteres de un tuit. Vivimos en la época de los mensajes cortos, impactantes y virales. Cualquier discurso político que no se pueda resumir con un hashtag y con un breve post tuitero no se considera eficaz.

Ahora bien, este Diccionario de política abreviada empieza, como toda campaña electoral, con un candidato/a, que es quien da la cara por un partido y por unas ideas o quien, simplemente, es la imagen de un grupo de presión que desea ostentar el poder.

Es el llamado Político, que, también, es abreviado, puesto que la Historia nos demuestra que es mejor un candidato con un nombre corto y pegadizo que uno con un nombre largo difícil de recordar o, incluso, es mejor un político con un mote o ‘nickname’ ingenioso y popular.

Esto nos sirve para hoy, con ejemplos como la congresista más joven de Estados Unidos, Alexandria Ocasio-Cortez, más conocida por el breve AOC. Pero, también, es una enseñanza del pasado, puesto que algunos de los políticos más célebres del mundo fueron conocidos por su alias más que por su propio nombre.

Aquí van seis ejemplos de los más representativos de este Diccionario de política abreviada:

Abraham Lincoln o Honest Abe. Ejerció como el decimosexto presidente de Estados Unidos, desde marzo de 1861 hasta su asesinato en abril de 1865. Lincoln lideró al Norte durante la Guerra de Secesión, preservó la Unión, abolió la esclavitud, fortaleció el Gobierno federal y modernizó la economía. Pero, sobre todo, era considerado una persona honesta, por lo que fue más conocido con el sobrenombre Honest Abe. De hecho, se cuenta que, una vez, mientras trabajaba como empleado de una tienda, se quedó por error con seis centavos de un cliente. Esa misma noche, después de que la tienda cerró, caminó tres kilómetros para devolver el dinero al cliente.

Dwight David Eisenhower o Ike. Este general de cinco estrellas, comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, también, fue político. De hecho, se convirtió en presidente de Estados Unidos entre 1953 y 1961. Seguramente, Ike es el mote que más y mejor ejemplifica la tendencia de resaltar un alias de un candidato por encima de su nombre. Ike es la contracción de Eisenhower. Durante la campaña de las presidenciales, la expresión “I like Ike” fue uno de los mejores eslóganes de la historia de la política. Tanto es así que ganó.

John Fitzgerald Kennedy o Jack o JFK. Elegido en 1960, Kennedy, conocido popularmente como JFK, se convirtió en el presidente más joven de su país, después de Theodore Roosevelt. Durante su gobierno tuvo lugar la invasión de Bahía de Cochinos, la crisis de los misiles de Cuba, la construcción del Muro de Berlín, el inicio de la carrera espacial y la consolidación del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, así como las primeras acciones de su país en la guerra de Vietnam. Murió asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, crimen por el que fue arrestado Lee Harvey Oswald, asesinado dos días después por Jack Ruby, por lo que no pudieron someterlo a juicio. En 1991, el cineasta Oliver Stone estrenó una película titulada, precisamente, JFK, que repasaba el asesinato de Kennedy.

José Luis Rodríguez Zapatero o ZP. Fue el quinto presidente del Gobierno español desde la Transición democrática, tras su victoria electoral en 2004 y 2008. Es uno de los mejores ejemplos de marketing político asociado a un candidato con un nombre extremadamente largo. Es la política abreviada en estado puro. Rodríguez Zapatero es popularmente identificado como ZP («Zapatero Presidente»), que correspondía al logotipo de la campaña electoral de las elecciones generales de 2004.​ Debido a que su segundo apellido incluye estas dos letras, se utiliza aún el acrónimo «ZP» para hacer referencia a él. Para las elecciones generales de 2008 su eslogan fue «Con Z de Zapatero».

Donald Trump o Donald o Trump. El actual presidente de Estados Unidos es conocido como Donald desde que su propia mujer se refiriera a él así en 1989 en un reportaje en Spy magazine. Pero, lo interesante de Donald es, sobre todo, el Trump, puesto que, gracias a su manera de hacer política, ha dado pie a la creación del neologismo ‘trumpista’. Trump es, además, muy dado a descalificar a sus oponentes utilizando, precisamente, motes contra ellos y ellas. Hay una lista de al menos 160 alias que ha utilizado para referirse a sus contrincantes o incluso a mandatarios de todo el mundo.

Alexandria Ocasio-Cortez o AOC. La congresista más joven de la historia de Estados Unidos tiene como cuenta de Twitter @AOC. Es evidente que tiene un nombre y apellidos largos, pero, acertadamente, ha sabido resumirlos en este AOC moderno y fácil de recordar. Es un ejemplo clarísimo de política moderna, que ha crecido de la mano de las redes sociales y que sabe cómo sacarles partido viralizando contenidos.


Post a Comment