Pizza nigeriana


TONI AYALA (texto)

Nigeria es la gran potencia del África Occidental, con todo lo bueno y lo mano que supone ser un país poderoso. En Europa o en Norteamérica eso ya lo saben, pero, en tierras africanas, las desigualdades entre ricos y pobres (e, incluso, entre ricos y los muy muy ricos) afloran de una forma excéntrica.

Lo podríamos simplificar afirmando que, para algunos nigerianos (muy pocos y muy poderosos), la Tierra no es redonda, ni esférica, sino que tiene forma de pizza, con salsa de tomate bien fresca, queso y un sinfín de ingredientes diferentes a elegir.

Para la mayoría de los nigerianos, que no tienen la suerte de ser muy, muy poderosos, la Tierra es plana, como lo es para la mayoría de los europeos o norteamericanos que no tienen la suerte de ser ni siquiera clase media dentro del reparto cada vez menos equitativo de la riqueza.

En Nigeria, la Fundación Yar’Adua se dedica a “promover la unidad nacional, el buen gobierno y la justicia social”, así como a “involucrar a los ciudadanos, los responsables políticos y las partes interesadas en las conversaciones nacionales que fomentan una Nigeria inclusiva y próspera”.

Pero, cuando hay pizza de por medio, las injusticias salen a relucir. Y es que el ministro de Agricultura del país, Audu Ogbeh, en una intervención en el Senado, ha denunciado que unos pocos millonarios nigerianos encargan pizzas a restaurantes de Londres y British Airways se las trae al día siguiente.

Mientras buena parte de los nigerianos viven al margen del potencial económico y la riqueza de recursos de su país, unos pocos se pueden permitir el lujo de encargar una pizza a 4.000 kilómetros de distancia, convirtiendo a una compañía aérea en un servicio de pizzeros a domicilio.

“¿Sabe, señor, que hay nigerianos que usan sus teléfonos móviles para importar pizza de Londres?”, afirmó el ministro de Agricultura dirigiéndose al presidente de un comité del Senado creado para analizar el exceso de importaciones.

“La compran en Londres y la traen con British Airways por la mañana para recogerla en el aeropuerto”, continuó detallando Audu Ogbeh. “Es una situación muy molesta”, concluyó.

Al enterarse de este servicio de pizza a domicilio para millonarios, el director de la Fundación Yar’Adua, Amara Nwankpa, ironizó en las redes sociales, con este comentario:

“Estimada @British_Airways, ¿por qué no nos dijo que tiene un servicio de entrega de pizza a Nigeria? ¿Hay una aplicación para esto?”.

Quizás, sin saberlo, el Reino Unido ya está poniendo a prueba los supuestos beneficios del Brexit con la exportación de pizza londinense a las mansiones de los ricos nigerianos.

Lo que no queda claro es si la pizza les sale gratis si British Airways la reparte con retraso.


Post a Comment