Guerra Caliente en Venezuela


TONI AYALA (texto y foto)

La temperatura media anual de Venezuela se reduce sólo con la altitud, como por ejemplo en Los Teques, que, con sus 17 °C de promedio anual, contrasta con los pueblos y ciudades ubicados a escasa altura sobre el nivel del mar, los cuales superan los 27 o 28 °C de media anual.

En Venezuela hace calor, mucho calor. Por eso, la nueva Guerra Fría que se libra en el mundo entre el bloque de EEUU y el bloque de Rusia y China se traduce en Venezuela en una Guerra Caliente.

Con los discursos enfrentados y antagónicos de Nicolás Maduro y Juan Guaidó sube la temperatura, que sobrepasa lo humanamente deseable cuando los termómetros sociales se disparan en las calles, con disturbios y enfrentamientos.

Mientras Maduro denuncia “la oligarquía colombiana y el imperialismo estadounidense”, Guaidó agradece “el respaldo de la comunidad internacional”, si bien este apoyo, es cierto, va por bloques, ya que no es el de Rusia, sino el de Estados Unidos.

Guaidó quiere “lograr el cambio” en Venezuela, mientras Maduro denuncia un intento de “imponer un gobierno ilegítimo”. El líder opositor asegura que Maduro no tiene el respaldo de las Fuerzas Armadas, mientras que el presidente venezolano llama a los militares a “unirse más”.

Por su parte, el pueblo venezolano vive, en realidad, sumido en la desinformación, que se une a la escasez de bienes básicos, los cortes de luz y la lucha diaria por tener agua. La gente sufre mientras se mueven las piezas en el tablero geopolítico mundial.

Es la Guerra Caliente que ha llegado a Latinoamérica y que amenaza con extenderse a otros países, como puede ser Cuba, que ya ha recibido una advertencia del presidente de EEUU, Donald Trump, por alinearse a favor de Maduro.

Los países de la zona están divididos entre los pro-Guaidó y los pro-Maduro, que es lo mismo que decir entre los pro-EEUU y los pro-Rusia y China. Los chinos, por su parte, son siempre más discretos que los rusos, más ostentosos. Pero eso no quiere decir que China no juegue un papel crucial en toda esta región, donde tiene grandes intereses económicos, por ejemplo, en el Brasil de Jair Bolsonaro.

La nueva Guerra Fría, en Latinoamérica, se está empezando a manifestar ya abiertamente como una auténtica Guerra Caliente. La temperatura de Venezuela comienza a subir por encima de la media. ¿Será el único país de la zona dónde suceda?


Post a Comment